lunes, 7 de diciembre de 2009

FERIA DEL LIBRO ZONA HUANCAYO

BISAGRA EDITORES- AUSPICIADOR OFICIAL DE LA 1RA FERIA DEL LIBRO ZONA HUANCAYO.
CATORCE DÍAS DE FERIA
Por: Juan Carlos Romero.
Es admirable que se anuncie la realización de una feria de libro en Huancayo, evento que nunca antes se realizó. O si lo hubo, sólo fue un intento difuso de lo que en verdad es una feria de libro. En donde el abanderado como bien cultural vendible es precisamente el libro.
En el Perú se realizan tres ferias de libros anuales, pero sólo en Lima. En provincias se realizan en Iquitos, en Trujillo y ahora también en Arequipa. Y es admirable, por no decir quijotesco, que en esta oportunidad se llevará acabo en la Incontrastable ciudad de Huancayo. Una ciudad que en los últimos años va creciendo a pasos agigantados, modernizándose a base de moles de cemento. Una ciudad, literalmente, sitiada de cabinas de internet y con unas cuantas librerías que sobreviven con pundonor entre sus miles de habitantes. Y todo gracias a los esperpentos que juegan a hacer política pasando sus días soñando en cementar la ciudad antes de preocuparse si sus ciudadanos leen o no.
Pero qué es lo que hace especial a una feria del libro. Pero qué es en verdad una feria del libro. Una feria de libro no es el mero hecho de apilar compulsivamente libros en un stand y exhibirlos. Una real feria del libro va mucho más allá. Es el encuentro de editores, de casas editoriales, entidades literarias y culturales, implica presentaciones de libros recién editados, conversatorios, festivales de lectura, cuentacuentos y demás actividades ligadas al libro y la lectura. Y al mismo tiempo los lectores tienen la oportunidad de toparse con los autores de los libros que muchas veces ha terminado de leer robándole horas al sueño. Es decir, la feria del libro es un espectáculo cultural entre escritores, lectores, editores, libreros y todas aquellas almas en pena que todavía sienten ese apego, casi orgásmico, hacia ese conjunto de hojas de papel y de tapa dura. De gente que todavía sigue ensimismada en que la lectura quizás no le cambiará su vida triste y monótona, pero al menos, de tanto leer, encontrará en sus páginas aquella paz que siempre le niega la sociedad. Es una oportunidad, sobre todo, para quienes creen que el acto de leer y escribir es la última soledad romántica que les queda.
En el mundo se realizan miles de ferias de libros como las de Frankfurt, de Madrid, de Guadalajara, de Buenos Aires que son verdaderos festivales culturales. Y la de Huancayo creo que no tendrá que envidiar nada a éstas ferias. ¿Cuál es el plus de la Feria del Libro, entonces? Pues el placer, la conveniencia, de tener todo junto, la tentación permanente de tener toda la oferta de libros a tu alcance. La posibilidad de encontrar el libro que muchas veces encargaste a las librerías y que nunca llego. La posibilidad de que un aborrecido de la lectura, de pronto, se convierta en un amante de los libros. Es la posibilidad de evitar la soledad de las bibliotecas y hacerles entender a la gente que no hay un barrera económica para leer.
Son catorce días en que los ojos del Perú se verán volcados hacia la feria del libro Huancayo. Y lo único que le queda es asistir con el mismo entusiasmo desbordante de llevar a sus hijos con el mismo afán que iria aun circo aun concierto con la unica diferencia puesta en su mente que ahora ira a comprar libros y quizás con un poquito de suerte y presión intentar cambiar en sus hijos el gusto hacia la lectura por el gusto del nintendo. O los juego en internet. Inyectarles el gusto por la lectura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada